TRATAMIENTO DE AIRE A BAJA PRESIÓN

12 de septiembre de 2022

Es archiconocido en el sector del aire comprimido, la utilización de tecnologías para tratar el aire en aplicaciones, que bajo la ISO 8573-1:2010, requieran diferentes calidades del aire, para que el aire comprimido esté en contacto con productos alimentarios, de estética, o farmacológicos. En éste blog hablamos extensamente de las ventajas de comprimir aire con los compresores de AERZEN.

Nuestros equipos están clasificados como CLASE (0 en la norma antes mencionada), el aire atmosférico que aspiran puede contener partículas sólidas, aerosol o aceite, y humedad, que pudieran contaminar el proceso. La problemática consiste en que cuando la presión de trabajo es 4 *barg hasta 9 barg, existen suficientes tecnologías de filtrado y secado, como los secadores de adsorción de doble torre, o los secadores frigoríficos que incluyen sistemas de filtrado.

Existen procesos en los que no se puede facilitar tanta presión, y se requieren soplantes o compresores a presiones desde 0,5 barg hasta 4 barg, para no tener que consumir tanta energía de la red de aire comprimido existente. En éste caso, los sistemas de secado y filtrado del aire comprimido no son válidos para esta presión, y hay que elegir otros formatos. Por eso vamos a hablar de la forma de tratar aire a baja presión.

PROCESOS DE SECADO ANTES DE COMPRIMIR EL AIRE. 

Antes de filtrar hay que secar. Podemos necesitar aire a 100ºC y 25ºC de punto de rocío, 10ºC y 0ºC de punto de rocío, o incluso 0ºC y -15ºC de punto de rocío. El punto de rocío es la temperatura mínima que puede alcanzar el aire sin “soltar” condensados de agua, y esto depende de la humedad máxima que el aire “aguanta” a una determinada temperatura.

Hay que secar el aire antes de comprimirlo, para gastar la menor energía posible en “extraer” el agua, enfriando el aire (diagrama de punto de rocío). Para ello se utilizan enfriadores aire-aire, o intercambiadores aire-agua (con sus respectivos separadores ciclónicos y drenadores de condensados) y deshumidificadores de adsorción.

DESHUMIDIFICADOR DE ADSORCIÓN

Los enfriadores aire-aire consumen electricidad y los enfriadores aire-agua consumen electricidad y agua (este agua puede provenir de un chiller capaz de conseguir agua por debajo de 0ºC, puede provenir de torre de refrigeración, dependiendo de la temperatura de agua requerida para enfriar y de la calcificación que porte este agua). Los deshumidificadores de adsorción consumen electricidad y aire seco para reactivar el tambor que seca el aire, que va hacia la soplante o el compresor.

Este deshumidificador es clave para descender drásticamente el punto de rocío, antes de entrar a la soplante o el compresor. Si el aire atmosférico es de 30ºC y 70% de humedad relativa, en ocasiones se requiere enfriar nuevamente el aire, antes de entrar a comprimir el aire, (normalmente podemos obtener el aire a la misma temperatura y un 15% de h.r.) .

PROCESO DE FILTRADO DESPUES DE COMPRIMIR EL AIRE.

Cuando el compresor o la soplante aumenta la presión del aire, inevitablemente aumenta la temperatura del aire, pudiendo “pegarse” a partículas de aire mediante procesos de adsorción, volviendo a tener el aire a más de 100ºC y un 30% de h.r., y por tanto hay que volver a enfriar el aire.

En este caso el aire puede enfriarse mediante un intercambiador aire-agua, cuyo agua puede obtenerse de la misma enfriadora anterior, ya sea chiller, torre de refrigeración, (también combinación de ambas), o de un aerorefrigerador seco o adiabático; podemos llegar a conseguir un aire con 3 grH20/kgAIRE. Ahora estamos en disposición de filtrar aquellas partículas sólidas y aerosoles de aceite.

Para ello podemos añadir al proceso, etapas de filtrado de AERZEN pensadas para grandes caudales y bajas pérdidas de carga, en niveles de filtrado F7, E11 y H13, que nos pueden permitir obtener aire estéril de calidad CLASE 0 a baja presión con la certificación FDA correspondiente.

*Bar g, indica que el valor señalado previamente es relativo, es decir, el valor que no considera la presión atmosférica o el valor que leeríamos en un manómetro.

AUTOR: Juan B. Gadea

AERZEN Iberica, S.A.U. 

Sales Central Spain

Phone: +34 91 642 44 50
Mobile: +34 674 552 690
Email: juan.gadea@aerzen.com

www.aerzen.com

Síguenos también en:

 

Deja un comentario