Tratamiento de aguas residuales en los Alpes suizos

14 de enero de 2020

Hoy viajamos con la tecnología de proceso de Aerzen hasta Zermatt, localidad situada en el valle del Corvino al sur de Suiza (una de las estaciones de esquí más famosas y exclusivas del lugar). Dado la gran afluencia de turismo, el mantenimiento y la depuración del agua forman parte importante del cuidado del medio ambiente. Como dato curioso, el emplazamiento de la planta de tratamiento de aguas residuales, está ópticamente camuflada en el macizo alpino. 

 

Volado en la montaña.

En Zermatt se han realizado largas cavernas de roca a los Alpes, durante un período de cinco años. Desde entonces y por el imán turístico en el cantón suizo de Valais, se ha estado limpiando sus aguas residuales bajo tierra, a puertas cerradas. En el interior, la tecnología de las soplantes de Aerzen, garantiza que las líneas de filtro estén adecuadamente ventiladas.

«A la planta de tratamiento llegan las aguas residuales provenientes de ambos lados del valle», explica el gerente de la planta, Beni Zenhäusern. El sistema informático y la trampa de arena y grasa están instalados aquí. «Seguido por una estación que bombea las aguas residuales pretratadas, hasta 11 metros antes de que se divida en dos calles de limpieza idénticas».

Zermatt es un fenómeno en la tecnología de aguas residuales. Con solo 5.600 habitantes, la planta de tratamiento de aguas residuales tiene una capacidad equivalente a 76.000 habitantes (CEE). Esto es debido al turismo que, durante la temporada principal de invierno y del verano, llegan cargas de suciedad que tienen una demanda química de oxígeno (DQO) de 60,000 EEC para una degradación completa. El valor de DQO junto con el alto volumen de carga para el tratamiento de aguas residuales, corresponde al de una ciudad mediana.

Tecnología estandarizada de soplante con optimización energética.

Las dos cuencas de desnitrificación están conectadas a dos líneas de filtro en forma de Y, que funcionalmente pertenecen a la nitrificación. Cinco cartuchos de filtro forman una línea de filtro, y  cada cassette cuenta con 48 unidades de fibra hueca. En ARA Zermatt se utiliza un parque de máquinas Delta Blower de Aerzen idéntico en dos salas de soplantes, para suministrar el oxígeno necesario. Se instalan cinco soplantes de lóbulos rotativos GM 50L tipo (máx. 90 kW, 3.300 m3 / h, máx. 700 mbar).

La generación 5 de Aerzen funciona con energía optimizada y ofrece hasta 50 metros cúbicos estándar por minuto, con una potencia del motor de 45 kW. Una característica especial del diseño, fue que Zermatt está a más de 1,600 metros sobre el nivel del mar. Esto tiene un impacto correspondiente en la densidad del aire de admisión. Otro desafío son las fuertes diferencias de temperatura en invierno y verano.

Desde cada una de las dos salas de máquinas, dos soplantes «delta» suministran la nitrificación con suficiente oxígeno. Otros dos soplantes están asignados al filtro de membrana. “Las fibras huecas siempre tienen que mantenerse en movimiento durante la operación. Hacemos eso con aire». Se asigna principalmente al filtro como reserva, pero también puede promover la nitrificación a través de una posición de deslizamiento correspondiente. Esta estructura, con un parque de máquinas idéntico, hace que la distribución de energía del ventilador sea flexible y como resultado de la estandarización, reduce los costos de repuestos.

Con vistas a la seguridad operacional, ARA Zermatt trabaja en estrecha colaboración con Aerzen Suiza en cuestiones de servicio y mantenimiento. Michael Schüpbach, jefe del centro de servicio en Frauenfeld, al sur del lago de Constanza, ha elaborado, entre otras cosas, un plan de revisión de todas las unidades de soplantes, para el equipo de la planta de tratamiento de aguas residuales.

Los filtros de membrana también son importantes en relación con la seguridad operativa y la disponibilidad a largo plazo. El agua es succionada a través de la membrana hacia el interior de las fibras huecas bajo presión negativa. La diferencia de presión es generada por una bomba de lóbulo giratorio. El aire de los ventiladores actúa como ventilación continua y áspera. Esto es necesario para mantener la membrana en movimiento, ya que las aberturas de la membrana miden solo 0.04 micrómetros, lo cual es demasiado pequeño incluso para las bacterias. Como resultado, la membrana se obstruiría inmediatamente si se detuviera el flujo de aire y agua.

En general, la biología subterránea tiene un área de filtro de 32,500 metros cuadrados. Esto corresponde aproximadamente al tamaño de 4.5 campos de fútbol en un espacio muy pequeño. Las fibras huecas sumadas tendrían una longitud de alrededor de 5.000 kilómetros desde Zermatt hasta Dubai.

«Vivimos del turismo», dice Beni Zenhäusern. Para hacer esto, se invierte en una planta de tratamiento de aguas residuales que tiene diez veces la capacidad de lo que la población realmente necesita. Además, existen estrictas regulaciones de aguas residuales.

En Suiza el límite es de 0,8 mg de fosfato por litro, en Zermatt de solo 0,5 mg. En vista de estas condiciones, ARA Zermatt solo utiliza tecnología que cumple con las altas demandas de disponibilidad. Aerzen es recomendada como fabricante que, además de la tecnología pura, también transmite sus conocimientos como socio durante todo el ciclo de vida.

«La peor amenaza para el planeta es la creencia de que alguien lo salvará.»

 

Toda la información sobre tecnología y servicios la puedes ver en www.aerzen.com/es/

Únete a nuestra red profesional en LinkedInTwitter y Facebook.

Deja un comentario