Tecnología de cuatro etapas en el tratamiento de aguas residuales

1 de octubre de 2019

Gracias a una cuarta etapa en el tratamiento de aguas residuales en Isny Alemania, la planta ​​alcanza un contenido de fosfato de 0.1 miligramos por litro, rebajando así a dos tercios por debajo del valor límite permitido. La planta de 50,000 PE descarga el agua purificada, directamente en un depósito de agua potable del lago de Constanza. Te mostramos como la tecnología Blower de Aerzen, consigue procesos importantes en esta cuarta etapa de limpieza, los depósitos de activación y otras áreas de saneamiento.

ANÁLISIS DE LOS PROCESOS DEL AGUA 

Una característica especial de Isny ​​es su proximidad inmediata al depósito de agua potable del lago de Constanza, con límites de descarga correspondientemente bajos. La compañía administrada por Ulrich Schneider, especialista de aguas residuales, logra un valor de DQO promedio anual de 12 miligramos por litro. El contenido de nitrógeno es de 7 miligramos. Para el fósforo es de 0,12 miligramos en la salida del agua receptora.

En la cuarta etapa de tratamiento, las aguas residuales se tratan con sal de hierro trivalente para precipitar el fosfato disuelto. Esta reacción produce escamas de fosfato de hierro poco soluble (FePO4), que puede eliminarse con un filtro de dos etapas, hecho de arena de cuarzo y antracita. Dependiendo del volumen de carga, el filtro debe enjuagarse con una combinación de agua y aire al menos cada 24 horas.

Dos conjuntos de soplantes suministran aire al depósito mediante los cartuchos de filtro en la parte inferior del filtro de arena y, junto con el agua bombeada, agitan el material del filtro con el fosfato de hierro, enriquecido en él. Debido al diferente peso específico de la arena de cuarzo y la antracita, ambos materiales se vuelven a clasificar exactamente en su capa específica después del enjuague. El fosfato de hierro enjuagado sale de la cuenca a través de un drenaje y se devuelve a la planta de tratamiento de aguas residuales. “Finalmente, enriquecemos el lodo de las aguas residuales con él” explica Ulrich Schneider, especialista en aguas residuales.

El lodo de las aguas residuales debe secarse antes de que pueda entrar en combustión. El calor requerido para este procedimiento, se puede obtener de las plantas modernas de tratamiento de aguas residuales, con tecnología que ya está disponible en el proceso de tratamiento, de la propia empresa.

Ahora Aerzen ofrece soluciones de sistema para recuperar eficazmente el calor, inevitablemente generado por el aire comprimido, con intercambiadores de calor de haz de tubos. La energía térmica ya se utiliza en muchas plantas de tratamiento de aguas residuales para calentar los edificios operativos, incluida la preparación de agua caliente. Con vistas al reciclaje de lodos de depuradora, la energía térmica desempeñará un papel aún mayor en el proceso de secado en el futuro.

SUMINISTRO DE ENERGÍA AUTOSUFICIENTE

Ulrich Schneider, especialista de aguas residuales y Markus Leidinger, gerente del sector en Aerzen, acuerdan que el suministro de energía autogenerada de las plantas de tratamiento de aguas residuales, seguirá cobrando mayor importancia en el futuro. Por una buena razón se instala un sistema fotovoltaico en el techo de Isny, que genera electricidad verde junto con la central térmica de tipo bloque. Entre otros, el calor de la central térmica de tipo bloque entra en la torre de digestión y crea temperaturas de fermentación óptimas.

Con el fin de lograr la mejor eficiencia energética posible desde el principio, Isny ​​también utiliza una combinación de turbo soplantes y soplantes de desplazamiento positivo para la aireación de los depósitos del activador. El turbo ventilador Aerzen tipo AT 50-0.6 S con motor de 40 kW, ofrece un flujo volumétrico de hasta 35 metros cúbicos estándar por minuto.

La compacta máquina con control de velocidad, puede cubrir completamente el rango de carga base de la planta de tratamiento de aguas residuales, con alta eficiencia energética. Para condiciones de funcionamiento por debajo de este nivel, esta turbo soplante se desconecta automáticamente de la red eléctrica, y una soplante Delta de desplazamiento positivo, tipo GM25 S (flujo de volumen máximo 20 m³ / min con 30 kW) se hace cargo del trabajo.

En las cargas máximas, los dos conjuntos forman una operación compuesta. La interacción de diferentes tecnologías de soplantes se llama Aerzen Performance³. El sistema a medida tiene en cuenta cada tipo de máquina y sus características técnicas especiales, para poder regular los contaminantes a veces fluctuantes con la máxima eficiencia energética.

“Reutiliza el pasado, recicla el presente, salva el futuro.”

Toda la información de nuestra tecnología y servicios la tienes en nuestra web www.aerzen.com/es/

Únete a nuestra red profesional en LinkedInTwitter y Facebook.

Deja un comentario