Tecnología biodegradable, visión de futuro

11 de septiembre de 2018

¿Cómo será la tecnología del futuro si dejamos de usar el plástico en productos alimenticios, cosméticos, envases, etc.? Se presenta como una oportunidad para diseñar nuevos sistemas de fabricación, porque no solo cambia la materia prima, sino las máquinas que lo producen. En Aerzen apostamos por el reciclaje y los productos biodegradables. Hoy te vamos a mostrar un par de ejemplos, para tomar conciencia del cambio que podemos hacer con el uso de materiales naturales, cuidando el medio ambiente.

 

Un dato bastante alentador con respecto a otras épocas, es que los consumidores de ahora somos más conscientes de la importancia que tiene el crear y vivir en un mundo sostenible. Y eso, nos lleva hacia buen camino.

 

Si indagamos un poco en la historia, vemos que el comienzo del reciclaje, es relativamente “novedoso”, ya que nació a principios del siglo XX. No solo como una forma económica de dar una segunda vida a las cosas, sino como una manera de producir menos, lo que permite contaminar menos, y así poder crear a partir de algo ya creado.
Actualmente el arte de reciclar va en la línea de recuperar los residuos sin contaminar. Tanto artistas como empresas, están consiguiendo crear una nueva dimensión y utilidad, a los productos cotidianos con vistas a un futuro más limpio, a través de materiales naturales y de segunda mano.

 

La tecnología Aerzen basada en la compresión del agua y gas, está en constante relación con el medio ambiente, ya sea en la depuración de las aguas, así como en la producción de nuevas energía renovables como  el biogas que se genera en medios naturales o por la biodegradación de la materia orgánica.
Uno de los ejemplos que queremos destacar es el de Guatemala, en la que los proveedores y los consumidores indígenas del interior del país, han decidido sustituir las bolsas de plástico por hojas de árbol de plátano.

 

 

Otro ejemplo de visión de futuro con productos sostenibles, es la de la empresa alemana Leaf Republic que confecciona, casi artesanalmente, platos creados con las hojas de los árboles. Esta idea que preserva el futuro de nuestro ecosistema, proviene de una antigua tradición asiática.
Es una llamada del pasado, para preservar nuestro futuro. Parte de nosotros está cambiando, y a veces, implantar tradiciones sanas y limpias a nuestro tiempo, es posible. Por eso nos gusta destacar a los emprendedores que buscan y crean soluciones para salvaguardar al medio ambiente.
“No desprecies las tradiciones que nos llegan de antaño; ocurre a menudo que guardan cosas que los sabios de otro tiempo necesitaban saber.”

Para más información, visita nuestra web www.aerzen.es.

Únete a nuestra red profesional en LinkedInTwitter y Facebook.

Deja un comentario