Ahorro de energía con la recuperación del calor perdido

11 de octubre de 2016

Estamos calentando motores para adentrarnos en los meses más fríos del año. Es el tiempo en el que la calefacción es la protagonista en las casas, las oficinas y demás edificios. Debido a los altos costes energéticos y al aumento de la conciencia ambiental, las empresas favorecen y optimizan sus procesos, consiguiendo un ahorro considerable a la vez que eficiente. Vamos a mostrarte los procesos en los que la tecnología de compresores y soplantes Aerzen ayuda a ahorrar energía con la recuperación del calor perdido.

Desde el punto de vista económico, la recuperación de calor mediante el uso de calor de proceso, es cada vez más atractivo. Gracias al concepto de tecnología innovadora, Aerzen reduce los costos de energía sobre una base sostenida. Un ahorro de más del 90% es posible.

Con la disminución de las fuentes fósiles de energía y el aumento del consumo de energía, se requiere más inversiones en tecnologías de energías renovables como la eólica, solar, geotérmica y de los recursos biológicos renovables. Estas energías van acompañadas del crecimiento de los mercados estratégicos futuros.

La energía recuperada se utiliza nuevamente para el calentamiento del agua de las calderas, en procesos industriales y muchos más, suponiendo un gran ahorro energético.

Especialmente en el caso de la generación de aire de proceso, el ahorro de energía es muy importante, ya que la mayor parte de los costes son del consumo de energía eléctrica. Por razones termo-dinámicas (en el caso de aplicaciones de aire comprimido), se genera calor. Este calor no sólo se presenta como calor residual del motor del compresor y del silenciador, sino que también se genera cuando aumenta la temperatura de gas de proceso. Sin embargo en muchos casos, se pierde sin ser utilizado.

EL AIRE DE REFRIGERACIÓN PARA LA CALEFACCIÓN

Se puede hacer un buen uso del aire de refrigeración, como el aire de salida del enfriador de aceite para la calefacción, o en canales de aire de escape del calor residual. Este aire es transportado para calentar los lugares donde se necesita calefacción. A más temperatura de la fuente de calor residual, más capacidad de aprovecharlo.

Dependiendo del periodo de calentamiento, el exceso de aire se libera al exterior a través de un canal de aire de escape. Una salida de control, asegura una temperatura ambiente controlada.

calefaccion09

LA APLICACIÓN DE INTERCAMBIADORES DE CALOR

Otra posibilidad en la recuperación de calor, es beneficiarse de la energía almacenada del medio comprimido por la aplicación de un intercambiador de calor. La ventaja es que se toma desde el lugar donde se genera. Las pérdidas de energía sólo surgen en el camino hacia el usuario final.

En el caso de este principio de funcionamiento, el medio caliente pasa a un intercambiador de calor que calienta el agua que fluye, a través de la temperatura objetivo (sólo se aplica a las tecnologías de la planta de tratamiento de aguas residuales), o el gas se enfría hasta 50°C y por debajo (sólo se aplica en el proceso neumático). Sin embargo, ambas posibilidades requieren de ingeniería para una transferencia de calor optimizada.

En consecuencia, la cantidad calentada de agua y su temperatura dependen de la velocidad de rendimiento en el intercambiador de calor, de los materiales a utilizar, de la superficie de la tubería, o del tamaño del intercambiador de calor.

Dependiendo del diseño del intercambiador de calor, el agua caliente se puede utilizar como agua de proceso. También con este método de recuperación, el agua caliente se alimenta en gran medida en el sistema de calefacción. De esta manera, se recupera más del 85% de la energía de calor.

La generación de aire de proceso, es el ahorro de los costes de eficiencia energética. Gracias a la baja inversión, en la instalación o en la integración en el ciclo del proceso, la empresa empieza a ahorrar a los pocos meses.

Como especialista en aplicaciones, Aerzen ofrece un diseño de punta de intercambiadores de calor, con la máxima cantidad de calor transmitida y pérdida de presión, en el más bajo nivel posible. Los sistemas de aire comprimido más antiguos pueden ser energéticamente optimizados y con nuevos equipos. Otra de nuestras ventajas es que ofrecemos todo del mismo fabricante: Aerzen.

turbo

100% Aerzen – con la más alta eficiencia energética con hasta 30% de ahorro – medición real de la cantidad de aire – ventaja añadida: recuperación de calor – gastos de mantenimiento mínimos (sólo preventivos).

 

El sol envía a la tierra 4.500 veces más energía que la que utiliza la humanidad. Con sólo una parte de las 4.500, tendríamos energía para TODOS y para TODO.

Visita nuestra página www.aerzen.es

Si quieres unirte a nuestra red profesional estamos en LinkedInTwitter y Facebook.

Deja un comentario